Mascarilla quirúrgica EPM

Mascarilla quirúrgica EPM

Este es “un producto sanitario que cubre la boca y la nariz, proporcionando una barrera para reducir al mínimo la transmisión directa de agentes infecciosos entre el personal quirúrgico y el paciente”.

Nuestas mascarillas poseen calificación positiva en las pruebas de EFB y de Respirabilidad, tal como indican los anexos B y C de la Norma UNE-EN 14683:2014, que establecen como obligatorias las citadas pruebas, para ser autorizadas.

Descripción del producto

Mascarilla quirúrgica EPM

La mascarilla quirúrgica EPM es “un producto sanitario que cubre la boca y la nariz, proporcionando una barrera para reducir al mínimo la transmisión directa de agentes infecciosos entre el personal quirúrgico y el paciente”.

Las mascarillas quirúrgicas deben cumplir la Directiva de Productos Sanitarios 93/42/CEE, y el Real Decreto 1591/2009.

Mascarilla quirúrgica SAMAR't

Las mascarillas quirúrgicas deben estar sujetas de manera que se prevenga al máximo la entrada y salida de aire por los lados, para lo que las cintas debe estar apretadas de manera que la mascarilla se ajuste al contorno facial.

Una mascarilla quirúrgica debe ser eliminada cuando finalice el procedimiento en el que fue preciso su uso, y no debe dejarse alrededor del cuello. Cuando se va a iniciar un nuevo procedimiento que exige el uso de una mascarilla quirúrgica, debe utilizarse una nueva, e higienizarse las manos antes de ponerla.

Las mascarillas quirúrgicas se clasifican en dos Tipos (I y II), dependiendo de su Eficacia de Filtración Bacteriana (EFB) y de su “Respirabilidad”.

El Tipo II puede ser, a su vez, resistente o no a salpicaduras. La EFB mide la efectividad de una mascarilla quirúrgica para capturar las gotitas de aerosol, que contienen bacterias, y que pueden emitir los profesionales de salud que usen la mascarilla.

La “Respirabilidad” es un indicador de comodidad de uso, y se mide como presión diferencial.

Nuestas mascarillas poseen calificación positiva en las pruebas de EFB y de Respirabilidad, tal como indican los anexos B y C de la Norma UNE-EN 14683:2014, que establecen como obligatorias las citadas pruebas, para ser autorizadas.